comunidad recursos escena festival 08 login incubacion contexto
> Home > tecnoescena 08 > Prensa (27)

La noche de los extraviados

Para todo tipo de público
En el marco de Tecnoescena, el grupo de Córdoba trajo una propuesta muy particular por varias cuestiones.
En primer lugar, no se presenta la clásica tensión entre la pantalla (ocupe la función que ocupe) y los actores.
Puede decirse que la obra se divide en dos partes: en la primera tres mujeres se preparan para una salida por televisión, una interpreta un papel en una novela, otra participa en un programa al estilo “Utilísima” y la otra es una ¿movilera? ¿periodista?. La segunda parte, con otros protagonistas, nos presenta un reality en el que el público elige qué performer quiere que actúe.
En relación con la secuencia de las mujeres se puede observar que la tensión con la pantalla está tematizada, cada una de ellas busca maximizar la eficiencia para medir el “cómo sale”. Tal vez exponer la cuestión de la pantalla sea una clave para que los actores neutralicen la puja habitual con la misma.
El juego, sumamente divertido, consiste en que las vemos simultáneamente en vivo y proyectadas. Las cosas que plantean exceden largamente una reseña como ésta, para simple muestra, la movilera/periodista le quiere enseñar a actuar a la actriz, insiste en que el público le tiene que creer, la bricoleur prepara una bomba casera, la reportera asegura que está en vivo en el barrio desde el que transmite y en el estudio se ve claramente el decorado. Por otro lado, justamente la periodista no está conforme con el envío y quiere repetirlo aunque el cameraman está en desacuerdo y no se hace.
Cada detalle está planteado con ironía, con humor, con inteligencia.
La segunda parte es un juego en relación con los reality, aquí el público elige a quién quiere ver en escena y luego se le pide que colabore en una votación.
Aquí la pantalla tiene varias funciones, por un lado arma el decorado de cada performer (que puede ser desde un bosque pintado hasta una cédula de identidad) por otro, funciona como “espejo” del público presente en la función, pero no juega a transmisión en directo de manera constante porque también congela imágenes, multiplica lo que ve simple en el escenario, etc.
En síntesis, la tecnología juega a favor del espectáculo y los actores no quedan intimidados, muy por el contrario.
La noche de los extraviados le permite a un espectador común pasar un excelente rato y a un especialista en medios escribir, al menos, una tesina.

Mónica Berman
Fuente: http://www.criticateatral.com.ar/index.php?ver=ver_critica.php&ids=1&idn=1474

Contacto | Cómo anunciar | en Facebook | en los medios