comunidad recursos escena festival 08 login incubacion contexto
> Home > tecnoescena 08 > Prensa (27)

Sin sangre - No solo renovación técnica (Crítica Teatral)

Novela de Alessandro Baricco adaptada por Laura Pizarro –Juan Carlos Zagal – Fauno Tótoro y Diego Fontecilla, dirigida por Juan Carlos Zagal

Es imposible iniciar cualquier comentario respecto de esta propuesta sin enmarcarla.
En primer lugar habrá que decir que la compañía Teatro Cinema de Chile trae esta obra en el lanzamiento de Tecnoescena 08, encuentro de sensibilización en arte y nuevas tecnologías que tendrá lugar prontamente en Buenos Aires.
Entonces lo primero que se comprende es que el vínculo entre la tecnología y la escena es absolutamente estrecho.
La propuesta en términos formales implica una búsqueda de ¿fusión de lenguajes? ¿de combinación a partir de rasgos distintivos? ¿Un cruce, una hibridación, una articulación entre el teatro y el cine?
Tecnológicamente es impecable. Asombra de manera constante, fascina, plantea interrogantes respecto de las posibilidades, al parecer infinitas, de prueba, de experimentación. Los límites de lo imposible se borran de manera definitiva. La sensación es que de ahí en adelante no habrá más que ampliar las fronteras.
Pero también hay otros modos de leer Sin Sangre, uno puede preguntarse por el modo en el que se construye la historia, por la actuación, incluso, por su posición ideológica.
Y probablemente en estos lugares se inscriban las disidencias, los acuerdos y los desacuerdos.
La propuesta de actuación es al menos, extraña, los actores están en diferentes registros y la decisión del uso de la máscara en algunos momentos nos muestra que el artificio está necesariamente puesto en primer plano. Del mismo modo que cierta modulación de la voz, en particular en el caso de la mujer.
En algún momento, desde el ingreso en el bar, se produce un quiebre y se instala un tiempo lentificado que contrasta probablemente con el tiempo acelerado del inicio.
Como lo que se cuenta de allí en más es un relato, aun cuando se ilustre con imágenes, la percepción del tiempo pasado aparece rarificada. Al fin y al cabo el cine es pasado absoluto y el teatro es absoluto presente. Digamos, en realidad, que todo es relato enmarcado, pero algo del orden de la presentación de los acontecimientos lo hacía olvidar de inmediato.
La posición ideológica también es sumamente interesante, se habla de la guerra sin una perspectiva maniquea, no hay buenos y malos. No hay búsqueda de reparación, ni de justicia.
Se recurre a la primitiva Ley del Talión. Pero Sin Sangre propone la superación de la ley antigua e inicia, en el final, el camino hacia otro modo de la ley.
Lo novedoso, entonces, no está solo del lado de la tecnología, también lo está en la presentación del nuevo ideologema (nuevo en nuestro tiempo, al menos): el destino de la tragedia se rompe únicamente, si no hay sangre de por medio.

Mónica Berman

Fuente: http://www.criticateatral.com.ar/index.php?ver=ver_critica.php&ids=1&idn=1370

Contacto | Cómo anunciar | en Facebook | en los medios