comunidad recursos escena festival 08 login incubacion contexto
> Home > tecnoescena 08 > Prensa (27)

Fusión y confusión (Página 12 - Suplemento NO)

La obra de teatro de la compañía chilena mezcla actuaciones con una asombrosa puesta en video. ¿3D o 2D?

Por Sebastián Ackerman

En Sin sangre, la obra de la compañía chilena Teatro Cinema, los escenarios cambian como se cambia de canal: la escenografía en la que transcurre la historia es una proyección en video digital de alta definición con la que los actores interactúan, agregando al mobiliario material un recurso en 2D que abre el abanico de posibilidades escénicas. Juan Carlos Zagal, director de la obra, le cuenta al NO que “la escenografía mayormente está filmada, pero tiene incrustaciones reales. Queríamos provocar la fusión de los dos lenguajes, teatro y cine, pero también –jugando con las palabras– la confusión de los dos lenguajes”.

La obra, que se presenta en el marco de Tecnoescena 08, es una historia de venganza en dos actos: el primero es un flashback según “cómo la mente organiza los recuerdos, imágenes que va viendo arbitrariamente”, adelanta Zagal; y el segundo “está centrado en el dolor de dos personajes desde el presente”. Y dice que el objetivo de narrar siempre fue la prioridad del grupo, aunque “con un matiz cinematográfico en la construcción dramática. Por ese interés nuestro de mezclar las líneas dramáticas o los relatos de la forma de construir una historia, decidimos sumar el video digital”.

Sin sangre está basada en una novela de Alessandro Barrico, con el que tuvieron varias reuniones para trabajar la puesta en escena. “Cuando nos plantea 20 o 30 settings diferentes”, explica Zagal. “Empezamos a ver cómo podíamos hacerla, y nos dimos cuenta de que no hay forma sino cinematográficamente. Cuando leímos la obra, vimos una película. Entonces, hacer esto era el paso siguiente.” Este año estuvieron de gira por Colombia, Italia, Bélgica, Alemania, Corea y Taiwan. “Ya que hay tanto libre comercio, es importante que haya un intercambio cultural”, dice, y apuesta a consolidar la experimentación como hecho creativo: “No ponemos el fin en el uso del video sino en narrar la historia, pero desde 2008. Y la asumimos como tal: yo no quiero hacer el teatro que hacían mis padres, quiero hacer el teatro que nos corresponde a nosotros”, afirma.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/no/12-3603-2008-09-09.html


Contacto | Cómo anunciar | en Facebook | en los medios