comunidad recursos escena festival 08 login incubacion contexto
> Home > tecnoescena 08 > Prensa (27)

Arte y tecnología, lenguajes articulados (La Nación)

El grupo chileno Teatro Cinema trae Sin sangre, su espectáculo basado en una novela del italiano Alessandro Baricco

Hace tres años, se realizó la primera edición de Tecnoescena, un encuentro que reflexiona sobre la tensión entre el arte y la tecnología. Pasó un tanto inadvertido, pero propuso experiencias sumamente interesantes. Este año, los organizadores, los mismos que hacen la página alternativateatral.com , rearmaron filas y si bien la segunda edición de este festival comenzará a fin de mes con propuestas locales y de otros países, desde hoy y hasta el viernes habrá una especie de yapa. Sucede que en el teatro 25 de Mayo, los chilenos de la compañía Teatro Cinema (ex La Troppa) presentarán Sin sangre , de Alessandro Baricco.

La elección de este espectáculo en el marco de este festival no es casual. Lo explica el mismo director de la obra, Juan Carlos Zagal, en comunicación telefónica desde Santiago de Chile: "Nuestro estilo siempre nos ligó al cine y a la literatura. En ese sentido, por su virtuosismo literario, la novela de Baricco es como un guión de cine, con primeros planos, secuencias e infinidad de información que se emparentaba con lo que veníamos trabajando".

En la resolución escénica de aquello que encontraban latiendo en la misma obra, usaron video digital de alta definición. Las imágenes, proyectadas por tres aparatos se complementan con la actuación en vivo, algunos elementos escenográficos e imágenes grabadas con los mismos actores. Según la mirada de Zagal, todo ese complejo arsenal está al servicio de romper con la cuarta pared. Y si bien el público local verá a cinco intérpretes en acción, los cuatro técnicos de la compañía cumplen una función vital para que el entramado del lenguaje cinematográfico y el hecho teatral pueda articularse.

"Lo más complejo es llegar a sincronizar todo. Al principio, costaba mucho que corriera la escena porque siempre había algo que estaba a destiempo. Es que, bajo este mecanismo, el actor no puede retrasarse ni un segundo. Es como lo que sucede con los acróbatas, que dependen del otro en movimientos super sincronizados", acota.

En el ámbito local, la propuesta de mixtura entre el cine y el teatro ya fue trabajada por varios creadores en espectáculos coreográficos, teatrales y operísticos. Ahora será el turno de confrontar esa experiencia con el probado trabajo que traen los chilenos.

Con La Troppa, grupo fundado a fines de los ochenta, Juan Carlos Zagal vino al país en varias oportunidades. Y tanto en Buenos Aires como en la ciudad de Córdoba, montajes como Pinocchio , Viaje al fondo de la tierra y Gemelos siempre fueron recibidos con elogiosas críticas y el aplauso del público. Con Sin sangre parece que sucederá algo similar. Por lo pronto, vienen de Corea, de Taiwan y de Alemania, "y en todos los lugares que hemos ido llama la atención lo novedoso de la cosa", agrega, quien se crío escuchando a Sui Generis.

Claro que detrás de tantos artilugios técnicos, está el autor de Seda y Novecento y el interés del mismo director por presentar este trabajo en la Argentina porque siente en territorios latinoamericanos con historias atravesadas por la violencia social, este texto de Baricco toma otras resonancias.

Alejandro Cruz

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1047564


Contacto | Cómo anunciar | en Facebook | en los medios